La Fe

Todo el mundo sabe la situación difícil que estamos atravesando hoy en día en Venezuela. Una guerra psicológica, económica, social, cultural sin precedentes; y es muy común que en situaciones adversas, la gente se incline a buscar su lado espiritual.

En lo particular yo soy cristiano, desde mi infancia fui educado en una escuela cristiana-evangélica. A los 20 años comencé a congregarme en una iglesia, un año después comencé a asistir a otra donde también me formé en teología, e hice muchas amistades creyentes de la misma religión. Por situaciones personales me alejé de la iglesia, estuve en una especie de ‘ateísmo-rebeldismo-malcriadéz’ por unos 3 o 4 años, sin embargo, cuando tuve nuevamente la necesidad de buscar mi lado espiritual y comencé a hacerlo, no de la misma forma, pero si reconociendo la necesidad de vivir con una guía espiritual.

Hice muchas lecturas. Leí libros de todo tipo, sobre religión, filosofía, todo con el deseo de tener paz y sentirme acompañado en el diario vivir. Conocí a un fraile dominico, del cual me hice amigo y sobre todo llegué a considerarlo una persona digna de admiración. Al tiempo él fue ordenado sacerdote. Cuando llegó el momento de casarme, al conocer que la fe de mi novia era la religión católica, decidí hablar con mi amigo fraile para que me orientara y me guiara al respecto. Así fue como llegué a la iglesia católica, me bauticé, hice la primera comunión, la confirmación y luego el matrimonio.

Para tomar la decisión de llegar a la religión católica hubo tres personas que me dieron un testimonio tal, que pude ver en ellos el verdadero espíritu del cristianismo, una vida de fe y de ejemplo que me motivaron a creer en la iglesia católica. Ellos son los que hoy son mis padrinos, y mi amigo el padre dominico.

Más allá de mi travesía por diferentes creencias y religiones, creo que nadie tiene la verdad absoluta, incluso en la religión. Así como he visto el carácter de Cristo en la vida de mi amigo el fraile, también he conocido sacerdotes católicos con una vida poco ejemplar, decepcionante y bochornosa. También lo he visto en pastores evangélicos, conozco a uno que es un gran hombre, un amigo, un padre para mi, así como a otros que son un verdadero desastre.

Lo cierto es que la fe es importante para cada persona, sea cual sea la manera en que cada quien vive su vida espiritual, es necesario que cada quien busque la manera de ser mejor persona cada día. No confiar ciegamente en hombres, sino tomar lo bueno de cada uno y hacer a un lado lo malo. No juzgar, sino ser conscientes de que cada uno de nosotros comete errores. Veamos lo bueno de la vida y disfrutémoslo, y lo malo tratemos de no imitarlo. Las personas que nos rodean necesitan recibir lo bueno de nosotros, y si en algún momento no hay algo bueno que mostrar, por lo menos que perciban nuestra paz, pero nunca les demos algo malo, eso sería un gran retroceso para nosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: